El distanciamiento de sus personajes

La influencia se divide en dos partes, no explicitadas pero si observables desde el momento en que, mediada la película, Jimena se marcha con una amiga (es la primera escena en que salimos del mundo opresivo de la madre, la señora Rivero) y declama con convicción: “Mi madre es un desastre. Está loca. No hace más que tonterías. No la entiendo. Y se cree que no me doy cuenta… Yo creo que ya no trabaja”. Desde ese momento, La influencia abandona progresivamente a la entonces protagonista, descrita escuetamente desde sus primeras imágenes como una mujer a punto de caer al abismo.

Comments are closed.